lunes, 30 de marzo de 2015

GEORGE I ARMCHAIR DE VERDAD.




Como siempre se debe hacer es buscar la máxima información posible sobre la pieza que 
vamos a restaurar. Esto nos vale para situar las piezas en sus contextos históricos y además podemos apreciar distintos matices de estilo, aspecto y otros varios. Se descubrirá si la pieza es un original o un FRANKESTEIN. 
Al buscar información sobre esta silla en concreto descubrí que era original, tanto por la información que busqué en la bibliografía como en la pieza física y además también observé que faltaba un travesaño que unía las dos patas traseras en el plano a ras del suelo. Con las capas de barniz no se observaba bien las marcas, al limpiar bien, allí estaban. Era una pieza original !!!!.



Restauración de una silla inglesa de estilo GEORGE I .

Al limpiar algo las capas de suciedad, sin destrozar la patina se hacen notar la cantidad de restauraciones previas a la mía. Hice un medio liquido limpiador-reavivador y poco a poco con hisopos de algodón enrollados en un bastoncillo y con algo de piedra pómez a modo de papillita fui eliminando suciedad sin destrozar la patina . Eliminé restos de la mezcla oleosa con hisopos de algodón con un poco de gasolina de mechero.
Las mezclas limpiadoras se pueden hacer a conveniencia, según el momento y la clase de pieza. Uno básico sería un mezcla de White Spirit, aceite de vaselina de barnizar a muñeca, gotas de alcohol  y vinagre; pero hay otras muchas combinaciones con otros productos....
La piedra pómez + la mezcla, funciona como una lija pastosa y removedora.



Tapones de cero-resina tintada con goma laca, se puede apreciar la zona donde hice una cata, lijando un poquito.


Debido a los trompazos, hay perdida de material . Esto cabe a estudiar; para un anticuario se deberia dejar así, aporta época, para el cliente normal, reponer la zona .


Rellenos de masilla blandota, hay que hacer lengüeta para curarnos en salud, posiblemente en el futuro la fenda siga hacia abajo con el riesgo de desprendimiento de la forma lateral redondeada.


Marcas del artesano.



La pieza rompió y un manitas rellenó con una pieza con la veta atravesada y en una madera distinta pegada con un Cianocrilato ( loctite ).


Marcas de lote de venta.


Cuando hicieron la silla, posiblemente el artesano no tenía madera y al Nogal le añadió un trozo de Haya para completar la pata, pero con el tiempo este trozo sufrió un ataque bestial de carcoma. Toca eliminarlo y poner otro trozo de nogal .

Carcoma y madera desmenuzada.


Tremenda punta, no hicieron un taladro previo y la pieza rompió por el empuje de la costra de oxido generado por la punta.


Trozo de haya. Este era el trozo añadido que comenté arriba.

Fendas debidas a que el tubillón o espigo de madera de encole de pieza con pieza, era muy grande para la superficie de madera. Entonces al sentarse la gente por inercia hace empuje hacia afuera y la pieza al tener poca pared de madera fende por la parte más débil.




Capas de barniz oscuro tapando la calva de la chapilla de Nogal.


Unión de empalme, esto nos indica que hace tiempo ya fue restaurada pero a la falsa, en vez de utilizar el Nogal como el resto de la silla, usaron Haya y en la cara frontal la enchapillaron de chapilla Nogal para dar el pego.





Un encole-rellenado de loctite. Un fastidio y además en la zona de mayor tensión de la silla.


Injerto de Caoba Cubana de un vivo color rojo. A eliminar !!


Más Loctite.













Debajo de la masilla dos tremendos tornillos, pero debe ser así, pero en vez de masilla hice dos tapones de madera.



Tornillazo Philips a la vista sin embutir y de lado a lado. La punta pinchaba por el otro lado.



Las uniones originales era mediante tres espigos de madera, los cortaron y unieron mediante tornillos Philips. Y más Loctite.










Empezó la fiesta del desmontado, eliminar los restos de colas antiguas orgánicas y las modernas . Hice nuevos espigos de madera y busqué la orientación antigua.



                                                                  Más Loctite.




Reconstruí la pieza de Haya carcomida, previamente limpié toda la zona para encolar la pieza nueva.








Trozos y añadidos de restauraciones varias antiguas.






Aquí podemos observar el truquillo de dar el pego con la madera. 







Desmontado de todas las partes de la silla.




Reconstrucción de la pieza de la pata.











Sistema artesanal de apriete de zonas curvadas.







Enmasillado epoxi Araldit con pigmentos para rellenar fendas pequeñas, y también aporta sujeción.






Aquí se observa la madera de Haya como sustrato de la chapilla de Nogal.




No hay más remedio, volver a poner chapilla Nogal.




El resto es historia común, fases de lijado, entintado , tapar poro,  goma laca  y encerado.
La parte más critica del barnizado a goma laca es que combiné algunas capas de goma laca tintada  para mimetizar los tonos del resto de la superficie de la pieza.


                                                Barnizada a goma laca dada con muñeca.