viernes, 27 de febrero de 2015

CON GARRAS Y CABRIOLÉ


  Esto es lo que queda de un - maridaje - de dos muebles diferentes. Es decir con dos hicieron uno.
Por lo que observe, la tapa de Caoba cubana con marcas de herrajes ( bisagras ) antiguas de hierro, probablemente formaba parte de un mesa de juego - cartas - de estilo inglés. Quizás por la tipología  y  por la forma de marcas, una tapa abatiera sobre la otra con algún tipo de soporte de apoyo.

 El resto del cuerpo es de  Madera de Cedro de Honduras, excepto el frontal y cajones que son de madera de Caoba cubana.
Creo que aprovecharon de la mesa original, una hoja de tapa y el frontal con los cajones.
La tapa en este caso estaba formada por dos piezas - tablas - sin machiembrar, tan solo encoladas con cola animal a tope. El estado no era muy malo, las típicas marcas del tiempo y uso, con  bastante alabeo. Se corrigió pegando cortes longitudinales por la cara inferior con una circular , apliqué peso sobre ella amortiguando con tacos de corcho para no dañar la cara buena sobre una superficie plana  y enleguetando los cortes dados con madera de Caobilla y cola animal.

   Las patas de Cedro de garra y bola con linea Cabriolé, estaban bastante mal, tenían roturas y fendas debido a la mediana resistencia del Cedro y al mal trato . En un tiempo atrás hicieron un apaño de sujeción con tornillos enormes causando aún peores males.
Mirando hacia el interior de la estructura se podía apreciar un rehecho de las cajas donde posteriormente alojaron las espigas de los faldones. En resumen un maridaje total .

   Cabe destacar el trabajo de desmantelamiento, rehecho y reencolado de las partes usando como cola la cola animal en caliente y como trabajo final, rehacer los acabados y color final para emparejar la caoba cubana de color rojo-pardo oscuro con el color del cedro miel-oscuro. Esto lo hice con goma laca a muñeca y capas de color intermedias para mimetizar ambas maderas y armonizar la pieza.



















      No habiendo nacido sabido; el sabido se aprende o se hace poco a poco sabiendo. Es decir en estos menesteres en los que ando, generalmente cada día es una lección. Lo que te enseñan en los estudios, el prueba y error, lo que aprendes de otros con la universalidad del saber, lo que buceas, sea en libros o atreves de otras fuentes y todo se va sumando al saber; pero he aquí que nunca sabes nada. Sabes un poquito de cada cosa y esto te ayuda a ir saltando y salvar los obstáculos. Como dicen aquí, en mi tierra el  " viejo esta a morir y a aprender... ". Esto viene a cuenta que hay mucho sabido por ahí, que la palabra humildad del saber no existe.
La historia viene a cuento que hoy un viejecito de pitillo de liar en la comisura de la boca, sentado en un banco de piedra al lado de su puerta de casa con bastón en mano, perro al lado y mirando a las nuves con poco interés por mis intenciones, me pego un repaso de sabiduría que me dejó hecho una MIERDA . Carpintero, labrador, jornalero, herrero, carretero de bueyes de los de antes de aldea no de pueblo,  pero de sabiduría de lo suyo, como la Enciclopedia Britanica entera. Olé, por el de la gorra de plato.



Publicar un comentario