jueves, 22 de noviembre de 2012

SEXO Y CABEZAZOS.

 
  Los insectos de la madera, en este caso las TERMITAS no os penseis que son unos pácificos, que va !, incluso en el terreno del flirteo son la ostia !. Por ejemplo, el xestobium rufovillosum, y con alevosía, por las noches, cuando la casa esta más en silencio, oiréis ripequeteos, en vigas o muebles; nos os alarméis  tan solo por vuestras pertenencias, pero alegraos, estáis ante los preámbulos de actos libidinosos  de índole amoroso. El xestobium rufovillosum estará en compañía de una u uno, de su especie, dándole que te pego lanzando reclamos amorosos, pegando cabezazos  contra la madera, para provocar al otro.

   El Anobium punctatum, que es una de las termitas más comunes, sin embargo, tiene afán de minero, lo suyo es atacar con mala saña, tanto la madera blanda como la dura y por encima con desfachatez, ataca tanto por la parte externa como por la parte interna de los tableros.
Creciendo, comiendo y tuneleando haciendo meandros como un  loco, ahí dentro se hace adulto, defecando bolitas de serrín. Al final nos deja un bonito agujero redondo, saliendo por  al exterior en busca de otra linda casita.

   Por el contrario, y para fastidiar al otro, el Pentarthrum huttoni, decora su salida con un agujero en forma elíptica; ya veis, hasta en el reino de los insectos, cada uno tiene su manía.

   El barbarico o Conan el barbaro termitico es el Hylotrupes bajulus, que como macho que es y tio cachondo, lo que más le apetece no son cosas pequeñas, este va a las alturas, a por las vigas de los techos, y con su hambre de bárbaro  y su desenfreno, produce daños de gran magnitud, incluso mas de una casa se implosiono hacia dentro de si misma, rodeada de una estela de polvillo fino de serrín a modo de nube, cual explosión. PUGGGRRRRRFFFFFFF !!!!.


   En una opera había un fastama, pero el mundo termítico este es sin duda el casi invisible y falsillo si !, a su manera el llamado Lyctus brunneus. Permanece invisible, agazapado hasta que la madera se resquebraja sólo con apollar un dedo sobre ella. Pero además tiene una faceta de pijo y sibarita, tan solo le interesa la parte blanda de los tablones, la dura y oscura pa otro.

  Hay más de ellos por ahí sueltos, ya que al usar especies exóticas de maderas introducidas a través de la importación de los maderistas, aparecen otros tipos de CACHONDOS/AS TERMITICOS.

Pero que sería de los muebles antiguos, sin estos huéspedes, perderían su esencia de vejez........
Publicar un comentario