viernes, 6 de agosto de 2010

LA CANILLA DE LA VACA, VALE PARA TODO.











    Como no, el proceso empieza por lo menos, por tener el trozo de fémur de vaca, pero también vale de otro animal, que no sea humano, ¡ claro... !. Sobre todo que tenga grosor, para la demanda de láminas y sobre todo que este seco y viejo, en los procesos de envejecimiento nos cojera mejor las pátinas y se harán más homogéneos con el resto de la apariencia del mueble.




PROCESO DE LAMINADO Y REPRODUCCÍON DE BOCA LLAVE.



   Serrado del trozo de canilla o fémur de vaca. El serrín que cae se guarda por que es tan fino que nos valdrá en un futuro para pulir alguna superficie mezclado con otros aglutinantes.







Lámina de hueso serrada para reproducir los bocallaves.



   Se marcan las siluentas de los bocallaves necesarios con un rotulador de esos que la tinta no se emborrona.




   Ahora la pieza de hueso se segueta, con una hoja lo más fina posible.




   Después de seguetar los bocallaves, se repasan los bordes con las limas, para dejar los bordes igualados y pulidos









Publicar un comentario