martes, 6 de julio de 2010

RESTAURACIÓN MUEBLE ENTRADA MODERNISTA.





Mañana os comentaré el proceso de restauración....

Mañana ha llegado ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.

   Después de unos días desenchufado del blog, aquí estamos de nuevo. Bueno, el otro día hablando con un amigo, discutimos un poco, no para mal, sino tan solo, por que el me decía, que porque no hacía el blog mas técnico, más profundo en las explicaciones y en las técnicas; bien, yo le dije, ! pa qué... ¡, si la gente lo quiere mas técnico, creo que se aburrirán y yo también, porque me supondrá mucho más tiempo, del que no tengo; y por otro lado, creo que la gente quiere cosas que fluyan, que tan solo puedan apreciar el " zumo del meollo ", pero bueno si alguno de los lectores quiere cosas más sesudas, que me lo comuniquen y de muy buen agrado se lo desgranaré.

DESCRIPCIÓN:

   Bien, la historia de este mueble es " la leche ,el cliente vino al taller a preguntar, especular, indagar, a veces a pasear...., hasta que un día me digo, tengo un mueble en casa que creo que no tienes ! c...jones a restaurar...¡," expresión mal sonante como salió de su boca ", y yo le dije, ! mientras haya dinero, madera, ganas y tiempo, todo se soluciona ¡.El mueble era de sus abuelos, y estaba tirado como siempre en un pajar, allí solo y desvencijado, le faltaban un montón de piezas, y tenía un color oscuro-verdoso horrible, debido a la cantidad de humedad que había allí. El bendito era un recibidor - paraguero estilo modernista, de madera de castaño muy tallado y moldurado, además con unas formas encajadas formando como un tipo de flor.





AHORA EMPIEZA LO BUENO...

   El paso siguiente fue traerlo al taller, y vimos lo que se podía recuperar, y lo que faltaba, tuvimos suerte, porque una tía suya que tenía la mar de años, nos ayudó mucho, por que se acordaba perfectamente del dichoso mueble, y maravillosamente nos lo delineó, pedazo a pedazo....
 Lo dibujamos en un tablero para ver como encajaban las piezas que faltaban, emplantillamos las piezas y las replicamos en madera de castaño, y  tallé lo remates .
Los restos viejos fueron antipolillados, saneados y lejiados un poquito para recuperar el tono de la madera natural " vieja  ". El saneado consistió en meter ( parchear ) algunos trozos de madera vieja a tono de restos de otros muebles viejos, y en otros casos consolidé la madera podrida con paraloid B-72 diluido en varias graduaciones con tolueno, o acetona, por impregnación " brocha " y también mediante jeringa.

   Las piezas las encolé con una cola amarilla especial que tiene " RAID ", que seca bastante rápido, y la calenté un poquito para que agarrara bien y con más consistencia. Si esta restauración fuera de un mueble de más valor, lo normal sería usar la cola animal, pero me parece que usar una o la otra es ético, las dos son perfectamente reversibles.

   Repliqué todas las partes ( largueros, travesaños, entrepaños)y las molduras haciendo hierros, para después fresarlas en la tupí. Las fui colocando en la pieza y poco a poco acabando la restauración estructural.

   En restauraciones serias no se debe casi ni lijar, para poder conservar la patina, pero en este caso el cliente me dijo que quería la pieza como nueva y después de mucho luchar, él ganó ( el poder del dinero ).
La lijé pasando por los granos, 180,220,240,320,400, quedó fina como !!! el culo de un bebe!!!!.

   Para igualar los tonos de la madera, aquí jugué un poco con ácidos ( bicromato de potasio, amoniaco, sosa, agua oxigenada ), y con tintes  al agua ( nogalina, nogal claro y un pizca de pardo vysmark ) en agua caliente.
Una vez seco el mueble del repaso de tinte al agua, bruñí todo el repelo de la fibra, con un cojín de asparto,
" de ese que usan los tapiceros ", y también con un taco de corcho.

   El barnizado consistió en un tapaporeado con una mezcla de 90 % alcohol, 10 % goma laca descerada lemón y piedra pomez de 4 ceros " la más fina ", aplicando todo esto con una muñequilla.
Para dar cuerpo de barniz, esta vez apliqué una matine clara, que es una mezcla de resinas naturales y un tercio de barniz sintético. La mezcla la hago yo aquí en el taller, pero creo que si alguno la quiere comprar la venden en locales especializados.
La matine requiere menos destreza que el barnizado a goma-laca, esto ya es otro mundo, tanto para darla, como el acabado que se consigue.
Después de varias manos, y puliendo con lanilla de acero entre mano y mano para conseguir más agarre y eliminar algunos defectillos de barnizado y pelucos que se pegaron, dejé la matine secar 24 h.

   El paso siguiente fue comprobar que los poros y la superficie estaba de mi agrado, y pasé a encerar la pieza con una cera de anticuario que hago en el taller ( cera de abeja, carnauba, trementina, betún de judea ).
La apliqué con una muñequilla hecha de una media de nylón ( de las mujeres ) en el exterior, un trozo de una camiseta de algodón,y donde puse toda la cera, un trozo de lana de una manga de un jersey viejo.
Y a frotar suavemente, después saqué brillo con un muletón de piel de oveja o carnero.

Coloqué los herrajes, remates de latón, espejos, etec,,,, lo bendecí y chao ¡¡¡¡¡ .
Publicar un comentario