domingo, 25 de julio de 2010

CONSOLA ISABELINA DE CAOBA.












La consola de caobilla cuando la vi, " lo que quedaba de ella ",  tirada en aquel desván, era casi nada, unas patas hechas trizas  y la parte de arriba estaba entera, pero al apretarla de tan carcomida que estaba se desintegraba.Creo que las patas fueron recortadas, por alguien que era bajito, para que esta estuviera a su altura, si no, no tengo esplicación para semejante aberración, bueno, cosas que pasan....

   El proceso de restauración solo se basó en replicar lo que tenía, no tuve que investigar, ni buscar información por otros cauces para replicar lo que faltaba.
La parte superior era un cuerpo rectángular formado por una trasera recta, dos laterales, un frente los cuales estaban convados hacia afuera con bastante pronunciación y travesaño recto en la trasera.

El frente me dio bastante la faena, por que tenía mucha curvatura y si no se hace bien, después vendrían los problemas al aplicar la talla frontal.

   Todas estas piezas fueron enlazadas ( encajadas ), sin encolar en las cajas de las patas y repasando las formas curvadas para que casasen perfectamente con la silueta de las patas, una vez que todo estaba bien, procedí a encolar la chapilla de caobilla, por que las patas eran de esta madera ( caoba de honduras ).

   Para encolar utilicé cola animal, el martillo de chapear, una pequeña planchita, un trapito, cinta de carrocero, un vasito con agua templada, una esponja y unos sacos que hice aposta con arena refractaria para después poder prensar la chapilla al cuerpo. Dejé secar 24 horas.

   Repase con escofina los bordes para eliminar cinta, cola y otros restos, lijé las piezas enchapilladas con una lija de grano 180 .Previamente ya tenía las patas rehechas, talladas y otras reparaciones listas.
Comprobé que todo me encajaba bien, porque estas consolas son complicadillas, por que al tener tantas piezas pequeñas, todo tiene que estar perfectamente estudiado paso a paso, si no es así, tendremos problemas más adelante al encolar y al darle la vuelta no quedará bien anivelada con respecto al  suelo, ¡bailará la comba....!.Encolé toda la pieza de un golpe,controlando todo al máximo, ayudándome de gatos, y  de cámaras de bicicleta.

   Repasé cositas de aquí y allá, le metí para dar estabilidad a la superficie del cuerpo unos triángulos en las esquinas, atornillados con tornillos de hierro viejos con regata " donde se encuentran los travesaños y las patas ".

Antes de aplicar la talla frontal, le dí una mano de un ácido " dicromato potásico ", a la chapilla de caobilla, como base de color, para después aplicar las distintas manos de goma laca coloreada. Esto lo hice porque ya casi me acercaba al rojizo-paja de la caobilla. Maté el repelo dejado por el ácido, y encolé la talla..

ADVERTENCIA !!!!!, NO JUGAR CON ACIDOS SON PELIGROSOS.

   Pulí un poco los restos de goma laca antiguos con lija 320, y lanilla de acero a fin de que después no me quedasen tan acharoladas las partes viejas en contraste con las nuevas; es decir conseguir una armonía del conjunto, tanto de barnizado como de tono. Tosqué las partes nuevas y después de que el poro estuviera tapado a mi gusto,  empecé con el acabado a goma laca y para rematar después de una semana y media  de secado.
Pulí la consola con lanilla de acero 0000 y cera de anticuario con tinte caoba. THE END






Nota: No soy periodista, lo cual escribo más o menos como pienso, si tenéis dudas, decídmelo !!!.
          También a veces tengo que ser explicito con los pasos, si no esto sería un tostón de la leche !!!

Publicar un comentario