lunes, 17 de abril de 2017

LA MESA DE HEIDI Y PEDRO.






    Con esta entrada, lo que busco es enseñaros cuando hay algo que no tiene salida y añadiendo algo más y un poquito de pintura se transforma en algo más vistoso.
Tenia abandonado un pie de una mesa normal de comedor, pero con una altura bastante baja y llevo días dándole la vuelta a la cabeza para crear un velador con una tapa lobular; con forma de margarita.

    También a raíz de otros trabajos de pintura y policromía que estoy haciendo aproveche y quise que el velador fuera pintado, pero de una forma casi infantil, colorista, onírico y rápido.

    Me faltaba tan solo suplementar lo que le faltaba al pie con un torneado añadido y una tapa. He aquí que en el taller había unos tableros de encofrar de esos amarillos, estupendos,  que están formados por varias capas de madera y son muy estables, y los usé.

En las fotos ya veis la evolución del trabajo, de forma secuencial e intuitiva fue creciendo la cosa.


Aquí podéis ver el marcado para calar el perfil lobular.


Añadido torneado extra a la pata para alcanzar la altura necesaria y el arillo de la tapa para dar consistencia a la misma.







Cepille con cepillos y lije toda esa pintura amarilla del demonio.


Apliqué imprimación al agua, por lo menos 3 manos y lijando entre cada capa.



Dejé aposta zonas más lijadas que otras, que me ayudaran al final aportando sombreado sobre la capa final de pintura.



Para hacer el estarcido, me gusto mucho esta bolsa y recorté un motivo de hojas simple.
Que después usé como plantilla para pintar en cada uno de los lóbulos de la tapa de la mesa. . Cosas simples, sin liarse mucho .






Ya que es primavera usé mucho verde, que significa vida, y donde hay verde hay mariposas.





Decoración básica,como cuando eramos niños. Tan solo jugar !!!




Aquí jugué con tres tipos de verdes. Parecen colores mates, pero al final, con el barnizado para endurecer y fijar los colores, quedan satinados.      






Aquí desgasté las superficies, dando impresión de uso.






                          Los motivos simples estarcidos, que recorté de la bolsa de compra.








Aquí la mesa está barnizada, craquelada, desgastada, patinada y lista.






Patinas, para dar efecto de uso y la de abajo, efecto desgastado..


The End.





domingo, 5 de marzo de 2017

MESA RECICLADA CON ROSA DE LOS VIENTOS

RESTAURACIÓN DE UNA MESA DE SALITA.

    La mesa esta tenía una tapa de mármol muy feo, y además estaba barnizada con un barniz plásticoso rojizo; se puede apreciar algo de los restos en la segunda foto. La idea era cambiar por completo la imagen de la mesa y hacerle una tapa de madera maciza, por que las lineas curvadas eran bonitas y era una pena perderla.  La tapa también tenia que tener lineas curvadas y decidí incluir algo taraceado para enriquecer un poco la pieza.
El motivo de taracea fue una Rosa de los vientos, en trocitos de madera de Bog y Ébano.




    Tuve que raspillarla, por que el barnizado, era infernal de duro, ni el decapante podía hacerle mella. Ablandé con pistola térmica y raspillé.
Me dio bastante trabajo por el tema de las curvas, tuve que hacer unas raspillas especiales  a partir de trozos de metal de serrones  viejos. Lije todo bien, desde grano 100 hasta el 300 .



En esta parte ya estoy con el trabajo de la tapa maciza; encolé las tablas por cierto de madera  de Haya como el resto de la pieza.

Las uní con de galletas de madera y cola Titebond 2. Por cierto, una cola estupenda. tan solo da un problemilla, escurre bastante cuando la das.

Una vez seca las uniones, se cepilla y calibra en màquina, o se cepilla a mano para calibrar con garlopa a la antigua y después se enrasa y lija.




En esta parte marque el perfil de la pieza y el perfil de extensión de moldurado, para cortar, perfilar en la tupí y moldurar.




Comprobación de la forma de la tapa, conforme al mueble, después toca moldurar con la fresadora o en la tupi de mesa.




Perfilando con el bastren de mano las formas curvadas, se puede apreciar que dejé las galletas de uníon para aportar sensación de que la tapa es artesanal.


Moldurado listo y ahora toca lijar los perfiles.




 En esta parte empieza el proceso de taracear algo muy sencillo y que no fuese nada rebuscado.
Tan solo una rosa de los vientos o algo parecido. La taracea no es marquetería, en la marquetería las chapillas son finas, menos de 1mlm - hoy en día, antiguamente eran más gruesas -, pero en la taracea, son trozos de madera gordos para embutir. La taracea es la madre de la marquetería, todo empezó hace mucho por ahí.





Pequeño video muy simple en donde explico como hice esta taracea o tarsia, con unas herramientas básicas.



Una vez hecha la taracea, la encolé y la presioné con pesos, para que se encolara bien.






La tapa la sujeté al cuadro haciendo unas cajas o rebajes con la fresadora de mano y una fresa especial. Hice unos tacos con un rebaje en lengüeta y los introduje en las ranuras, esto hace que la tapa aumente y mengue con los cambios de temperatura y no raje. Esta manera de sujeción hace que la tapa flote en seco sobre el bastidor.



Mesa reconstruida y lista para dar tintes y barnizar a goma laca.







El proceso de acabados es el siguiente:

Levantar repelo con agua caliente y matarlo con lija muy fina.
Tinte de agua hidro-alcohólico.
Falso toscado, esta vez con tapaporos nitro.
Manos de goma laca.
Fase de coloreado - sombreado falso patinado, con patinador industrial, también se podría hacer con oleo de artista.
Manos de goma laca.
Secado bastantes días.
Aplicación de 2 manos de cera patinadora en intervalos de 24 h.

The end.